Noticias

Armándola dijo que no hay costumbre de alquilar quintas en la ciudad, pero no descartó la generación de ofertas

En Paraná hay quintas que se alquilan a precios que van desde 1.500 a 6.000 pesos (por día) “que es lo que puede llegar a costar un hotel cuatro estrellas y son económicas porque en lugar de ir una pareja van ocho o diez personas y dividen el pago. De modo que unas vacaciones te pueden salir 20.000 pesos por pareja que en un hotel te saldría 100.000 pesos.”, dijo el agente inmobiliario José María Armándola, en diálogo con radio “Costa Paraná”. La entrevista buscó indagar sobre los movimientos que genera la próxima temporada veraniega, en medio de una pandemia mundial que crea incertidumbre sobre las posibilidades de viajar.

“Hasta ahora está la demanda, la oferta fuerte todavía no está porque la gente no está acostumbrada a alquilarlas. Quizás mucha gente esté tentada a alquilar su quinta cuando en realidad no estaba acostumbrado a hacerlos para hacer unos pesos”.

Cuando se le preguntó sobre el alquiler de viviendas para vacaciones en otras ciudades, como por ejemplo Punta del Este o costa Atlántica, Armándola contestó: “desde Paraná se hace muy poco este tipo de oferta, desde las inmobiliarias porque ha habido mucha informalidad en el manejo. Hace un tiempo mandábamos gente, pero allá se encontraban con otras realidades. Eso me llevó, personalmente a alejarme de ese negocio”, contó.

“Todo lo que es alquiler de Costa Atlántica se maneja desde Buenos Aires, el entrerriano busca Brasil o Uruguay”, dijo el corredor inmobiliario. En ese punto dijo que son los porteros de los edificios los que se dedican en Uruguay a buscar interesados en alquilar los departamentos.

Luego de indicar que aún no se sabe qué deparará la pandemia para la temporada, el entrevistado no descartó que surja una demanda mayor a la oferta de alquileres de quintas.

En otro orden, se le preguntó a Armándola si hay interés de los compradores por trasladarse a vivir a lugares más alejados de los puntos urbanos, motivados por la pandemia. A eso, el empresario inmobiliario contestó que “se está moviendo la venta de terrenos y ese puede ser uno de los motivos. Pero no hay un solo indicador, porque el otro motivo es que el que tenía unos pesos y ahorro para comprar, además del Procrear”.

Sobre los precios, consultado, Armándola dijo que “en los barrios, con servicios hay que pensar entre 10.000 y 25.000 dólares. Yendo para el lado de La Toma, con gas natural, con buena vista hay de 3 millones de pesos. Pero hay entre un millón y medio y dos”.

En la entrevista realizada en el programa “Al empezar”, se le preguntó si la Ley de Alquileres afectó negativamente en los precios en la ciudad, el empresario dijo que “la ley en sí no, pero sí el segundo decreto que está complicando la cosa” y “que pareció bien tomar un respiro de seis meses, pero no hubo ningún vencimiento todavía en esos seis meses”. “Con casi seis meses más vamos a pasar a casi el 50 por ciento de la oferta que va a quedar congelada”.

Concretamente dijo que “el mercado es de dos perdedores porque el propietario está en el más bajo nivel histórico en cuanto a rentas y a los inquilinos le cuesta pagar porque los salarios no están en los niveles que tienen que estar”. “Nosotros, si no podemos hacer los contratos tampoco estamos ganando”, agregó finalmente en el programa «Para empezar».

Armándola dijo que no hay costumbre de alquilar quintas en la ciudad, pero no descartó la generación de ofertas José María Armándola
José María Armándola (primera parte)
José María Armándola (segudna parte)

Para Empezar

Lunes a Viernes / 07:00 - 09:00

Viviana Isasi y Gustavo Sánchez Romero